REVUELTAS EN LOS CIES EUROPEOS

Publicado: 4 enero 2010 en General

Belgica

Vottem, marzo 2008

Un centenar de personas recluidas en el CIE de Vottem inician una huelga de hambre en un ala y se extiende por el resto del centro. Las personas encerradas se quejan de las condiciones, de la sobrepoblación, de la falta de seguimiento médico, de la infame calidad de los alimentos, de la duración de las detenciones… Protestan contra la detención en sí misma y llevan a cabo dicho movimiento para obtener su libertad.

Steenokkerzeel, marzo 2008

Durante una concentración fuera del CIE, los detenidos aprovechan para manifestarse ruidosamente en el interior y anunciar una huelga de hambre de un centenar de personas recluidas, iniciada diez  días antes. La policía antidisturbios se presenta en gran número y separa violentamente a los hombres de las mujeres y los niños. Por la noche, la policia detiene y se lleva a cinco personas esposadas. L@s huelgistas confirman que seguirán con la huelga de hambre.

Merkplas, mayo 2008

Ebenizer Folefack Sontsa se suicida. Había conseguido rechazar dos veces su expulsión, pero estaba dispuesto a aceptar lo que las autoridades llaman “una nueva repatriación”, después de haber sido duramente golpeado en su último intento de rechazar su expulsión. Tras el suicidio de Ebenizer, los detenidos se rebelan, el centro se deteriora y se proclaman pequeños incendios. Refuerzos policiales llegan del exterior para “devolver la calma”, como dicen ellos. Doce personas son detenidas y nueve son trasladadas a otro centro. Se llevan a cabo varias manifestaciones, dos de ellas, simultáneamente delante de Merkplas y Vottem, donde han sido trasladados los cabecillas de la revuelta.

Steenokkerzeel, principios de julio 2008

Los detenidos se rebelan, la policia antidisturbios interviene y aísla a ocho rebeldes.

24 agosto 2008    Ocho incendios destrozan dos de las tres alas de la prisión. Algunas personas en espera de asilo son trasladadas a otros centros, otras son puestas en libertad por falta de plazas en otros centros. Unas 40 personas son interrogadas sobre los incendios, pero la policia no consigue acusar a nadie.

… una retrospectiva de los últimos años…

    A finales de julio de 1998, durante una concentración organizada por el antiguo colectivo contra las expulsiones, se fugan 31 personas de un centro de internamiento. Durante el enfrentamiento de los presos con los guardias los manifestantes cortaron la alambrada y los presos consiguieron romper las ventanas para escaparse.  Siete personas fueron detenidas durante la persecución, el resto se encuentra todavía fuera de las garras de los perros guardianes de la democracia. Esta fuga acabó incrementando definitivamente la tensión dentro y en torno a los CIE.

    En septiembre de 1998, Semira Adamu fue asesinada durante un intento de deportación (el cuarto, tras una camapaña en la calle por su liberación), asfixiada con una almohada por dos policias en el avión. El gobierno decide vaciar el CIE 127bis de Steenokkerzeel después de la convocatoria de una manifestación delante del centro, trasladada a los presos considerados cómplices y amigos de Semira Adamu hacia otros centros y libera al resto.

     Estos dos hechos marcan el primer periodo de agitación en torno a los CIE en Bélgica. En ese momento, los centros estaban poco reforzados… había muchas fugas. Con la construcción de un nuevo CIE en Vottem, el estado toma otro camino: trasformar los CIE en bastiones de seguiridad, a imagen de las prisiones. Mientras que en la calle la agitación disminuye y la lucha contra los centros comienza a transformarse en una lucha por la regularización, el estado reestructura los centros y su gestión.

    Desde el 2000 hasta el 2007, no hay muchos motines ni fugas en los CIE. En el exterior, una coordinación nacional de sin papeles (la UDEP) y sus protectores intenta ante todo construir una cierta credibilidad política de cara al estado para obtener regulaciones… se presta poca atención a lo que ocurre dentro de los CIE.

    A partir del 2007 la rabia empieza a aumentar en las cárceles belgas. Los motines e incendios se suceden y extienden a casi todas las prisiones. Esta difusión ha sido posible gracias a los traslados de presos considerados como “líderes”. Como consecuencia la experiencia de revuelta se pudo extender casi a cada cárcel de la “democracia” belga. Los motines en las prisiones alteraron la situación en los CIE de dos formas. Primero por el hecho de que incluso estallen motines en las peores condiciones de “control” (y no sólo uno, sino que continuaron en el tiempo y el espacio), funcionó como una especie de antorcha. Incluso con todas las rejas, guardianes, celdas de aislamiento y palizas… la revuelta seguía siendo posible. El miedo dejaba lugar a la conciencia de que la rebelión depende ante todo de la propia determinación. En segundo lugar las personas presas sin papeles que participaron en los motines dentro de las cárceles fueron trasladados rápidamente a los centros en espera de su deportación. Hay que señalar que la duración de esta detención administrativa en los centros puede alcanzar los 6 meses, a veces incluso más. Estos presos ya tenían una experiencia de revuelta en los talegos, donde era bastante raro que se juntasen más de diez presos (de hecho, eso sólo ocurría durante las salidas al patio y durante algunas actividades como el deporte) mientras que dentro de los CIE (excepto los castigados), estaban siempre juntos. En todos los centros se juntan en dormitorios de más de 20 personas, lo que hace que sea más fácil llevar a cabo un motin colectivo.

    En enero del 2007 los presos del CIE de Merksplas atacan a los guardias hiriendo a algunos. Al mismo tiempo, se lleva a cabo un motín en la carcel de Merksplas, durante el cual se destruyen varias alas y se queman dos pabellones. Un mes más tarde, mientras se llevaba a cabo una concentración en el exterior del centro, diez presos del CIE de Vottem se amotinan y destruyen el comedor y la sala de “recreo”. Los manifestantes gritaron sus eslóganes y se volvieron a casa. En marzo y en abril más de 40 personas escapan de los CIE.

    Mietras que la mayor parte de los planes de fuga consisten en cortar las rejas y las alambradas, en Vottem varios presos llegan a atacar a una guardia para quitarle las llaves y consiguen escaparse.

     El 25 de abril del 2007 estalla un motin en el CIE 127 bis en Steenokkerzeel.  Antes de la intervención de la policía, los amotinados ya habían destruido gran parte de un ala, lo que conllevó su cierre temporal. El 9 de junio los presos del mismo centro se enfrentan a los guardias para impedir la deportación de un compañero. La policía antidisturbios tiene que cargar varias veces para conseguir empujar a los amotinados hacia los dormitorios. Al final consiguen deportar a la persona en cuestión. El 30 de julio del 2007 una explosión en una cabina eléctrica al lado del CIE de Merksplas deja sin luz al CIE. Unas horas más tarde los presos se niegan a abandonar el patio. La policía tiene que volver a intervenir para hacer volver a los presos a sus dormitorios.  El 29 de septiembre, después de la muerte de un preso de 22 años, estalla un motín en el centro 127 bis. El preso había cumplido varios años de cárcel de Lantin al 127 bis. La Oficina de Extranjería pretende que su muerte es debida al uso de drogas. Los amotinados destruyeron la sala de estar y el sanitario y se enfrentaron a la policía durante varias horas. Durante todos estos disturbios, el movimiento “formal” de sin papeles y sus “protectores” en el exterior sólo se centraban en la regularizaciones… En octubre y noviembre del 2007, la policia registra los centros de Vottem, Steenokkerzeel y Merksplas a petición de los guardias que tienen miedo a que los presos hayan confeccionado armas o preparado fugas. La policía en efecto encuentra cuchillos artesanales, sierras, pinzas,… En el 2007 cerca de 80 personas escapan de los 5 CIE que hay en Bélgica, decenas de intentos fracasan.

    No se realizan más motines hasta el 6 de enero del 2008 cuando decenas de presos en el CIE de Merksplas se rebelan para impedir la deportación de un compañero, lo que causa daños estimados en más de 40.000 euros. Tres guardias son enviados al hospital. Su compañero es liberado una semana más tarde. En febrero del 2008 comienzan huelgas de hambre en varios CIE, con más de 150 huelgistas. La huelga no llega a nada “concreto”.

     Cuando el 1 de mayo del 2008, en Merksplas, encuentran muerto en su celda de aislamiento a un preso, después de un intento frustrado de deportación, decenas de presos empiezan a destruir todo lo que encuentran a su paso. También  queman un dormitorio. Once presos son puestos en aislamiento, el 10 de mayo uno de ellos destroza su celda de aislamiento antes de ser deportado.

    El 10 de julio la policía realiza nuevos registros en el centro 127 bis de Steenokkerzeel. Ocho presos son encapuchados y trasladados a otros CIE belgas.

   El 21 de julio, día de la fiesta nacional, dos presos suben al tejado del CIE de Merksplas mientras estalla un motín en el centro. La policía tiene que cargar varias veces para hacer retroceder a los amotinados, de destruyeron muchas ventanas y mobiliario.

   El 24 de agosto, poco después de medianoche, los presos prenden fuego en ocho puntos diferentes del centro de Steenokkerzeel. La noche retrasa la intervención de la policía y los bomberos. Dos de las tres alas fueron evacuadas y ardieron por completo. Un preso consigue fugarse. El incendio redujo la capacidad del centro a menos del 30 %. Una parte de los detenidos fueron entonces trasladados mientras la otra fue liberada discretamente porque simplemente ya no cabian.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s