Los CIE en Francia

Publicado: 27 enero 2010 en General

       Aun sigue en la mente de todos el incendio provocado y simultáneo de las dos alas del CIE de Vincennes (Paris) que conllevó su destrucción el 22 de junio del 2008. Esta revuelta que siguió a la muerte de un internado en el centro no es en estos últimos años un caso aislado.

       El 18 de septiembre del 2006, siete internados se escapan del CIE de Cornebarrieu (Toulouse-Blagnac). Cinco se encuentran todavía fugados.

       En diciembre del 2006, se llevaron a cabo huelgas de hambre colectivas en los CIE de Vincennes, Lyon y Marsella.

      El 24 de enero del 2007, se desatan dos incendios en cada uno de los edificios del centro de Vincennes provocado en uno de ellos importantes daños. Cinco internados (un maliense, un cingalés, un marroquí y un tunecino) fueron acusados de ser los autores.

       El 27 de julio, un Kurdo incendia su colchón y quema así una parte del centro de Mesnil-Amelot (20 de las 120 plazas).

      Desde diciembre del 2007 a abril del 2008, muchas personas sin papeles se ponen en huelga de hambre y se enfrentan en algunas ocasiones a la policía en los CIE del Mesnil-Amelot, Vincennes, Rennes y Nantes.

       El 23 de enero del 2008,  los internados queman una habitación en Vincennes.

       El 27 de enero del 2008, dos conatos de incendio necesitan la intervención de los bomberos en Vincennes.

        El 12 de febrero del 2008, nuevo incendio de dos habitaciones en Vincennes.

        El 16 de marzo del 2008, se escapan cinco internados del CIE del Canet (Marsella) dos argelinos, dos tunecinos y un marroquí. Dos se encuentran todavía en libertad.

        El  6 de abril del 2008, incendio de sábanas en Vincennes, proyectiles contra la policia y destrozos.

       El domingo 22 de junio del 2008 sobre las tres menos cuarto, se provocan varios incendios en dos edificios del CIE de Vincennes. Las 280 plazas son destruidas completamente en tan sólo unas horas mientras fuera se lleva a cabo una concentración. El día anterior, Salem Essouli, tunecino de 41 años, murió mientras esperaba desde hacía horas su traslado al hospital.

        Un interno habla con claridad desde dentro: “Yo, en vez de centro de retención, digo siempre de detención, y a los polis eso no les gusta. Pero para mí, estamos en prisión, no estamos libres. La forma en que se expulsa a la gente, el hecho mismo de que sean expulsados, cuando piensas en todo eso te desmoralizas. Es eso lo que ha creado el sentimiento de revuelta. ¿Cómo lo hicieron? Francamente, ni lo quiero saber. Fue la muerte de este señor la que ha suscitado toda esta violencia, legítima o no. Pero de todos modos, las revueltas se llevan a cabo por todas partes. Cuando alguna cosa no va bien, hay revueltas, incluso en las ciudades, en la vida cotidiana, siempre hay revueltas y éstas pueden ser violentas. Una revuelta es una revuelta, de una sola forma”.

      Los internados fueron golpeados y encerrados en la escuela de policía a la espera de ser evacuados en autobuses o en Tren de Alta Velocidad fletados especialmente hacía los centros de Rouen Oissel (22), Lille-Lesquin (54), Nimes-Courbessac (100), Palaiseau (18), Mesnil-Amelot (10) y París-depot-Cité (40). Aunque algunos fueron expulsados, la mayor parte fue liberada (por ejemplo 93 de los 100 internados fueron trasladados a Nimes), a menudo abandonados en medio de la nada. Después fueron encarcelados seis sin papeles en Fleury o Fresnes, acusados de “incencio de bienes y resistencia violenta a la autoridad pública”. En octubre empezó una campaña de solidaridad. El 10 de noviembre, se inauguró en Vincennes un nuevo centro de 60 plazas y está planeada la construcción de otros dos bloques más. Esta menor capacidad tiene por objetivo evidente controlar mejor a los internados, según un informe de la Cimade, la organización “humanitaria” religiosa que cogestiona los centros de internamiento con la policia (una convocatoria reciente someterá su monopolio a competencia con otros canallas).

        El domingo 20 de julio sobre las seis y media, un turco de 44 años, expulsable desde la víspera, quemó el centro de retención administrativo de Nantes empezando desde su celda. El centro tuvo que cerrar temporalmente y, al día siguiente, otros siete internados fueron trasladados al centro de Rennes-Saint-Jacques-de-la-Lande después de pasar una noche en comisaría. El 2 de octubre, el único acusado fue condenado a 3 meses de cárcel.

       El sábado 2 de agosto, el centro de Mesnil Amelot, ubicado detrás del aeropuerto de Roissy, fue objeto de una tentativa de incendio. Ardieron dos habitaciones mientras hubo enfrentamientos en los edificios 1 y 4 al grito de “Libertad”, sin que el fuego alcanzase a consumir el conjunto de la estructura. Según el testimonio de un interno: “Solo gritábamos con los manifestantes presentes en el exterior. Entonces, los policias nos pidieron parar y nos hicieron entrar al campo de futbol. Nos negamos, después estalló un incendio. Los policias insistieron entonces violentametne, hasta gasearnos y golpear a uno de los jóvenes amotinados”.

        Como dice un cartel que se empezó a pegar sobre los muros de varias ciudades en noviembre, “el encierro es en sí razón suficiente para rebelarse contra los carceleros y sus alambradas. Lo que está claro, es que cualquier individuo que sienta todavía el gusto de la libertad y la rabia dentro de sí solo puede reconocerse en estas devastadoras revueltas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s