¿votar a qué?

Publicado: 3 abril 2011 en General

Cuando se vota, se elige solo a una parte de nuestros dirigentes (en el peor sentido de la palabra dirigente).

Podemos sustituir a la clase política entre ell@s, pero: ¿podemos sustituir a los dirigentes banqueros, empresarios, militares, jerarquía católica, etc? o mejor dicho,  ¿sería posible mediante el voto, cambiar el modelo económico capitalista, por otro más igualitario y respetuoso con el medio ambiente?¿abolir las injusticias en general?

No hay democracia porque exista el “derecho universal” al voto. Lo que en teoría define una democracia y la debería diferenciar respecto a una dictadura, es la capacidad de la clase trabajadora a mejorar nuestro presente y futuro, es la capacidad de las mujeres a reducir el patriarcado, es la capacidad de la sociedad entera a mejorar la educación y la sanidad, al mismo tiempo que a eliminar el militarismo…

Sin embargo, desde la antigua Grecia, “cuna de la presunta democracia”, no hemos sido capaces de abolir la esclavitud en todas sus formas y expresiones.

Pero una cuestión está clara, en aquellas ocasiones en las que mejor se ha combatido a las injusticias, no ha sido con el voto, sino con la acción directa. Es decir, con la participación directa de las personas más afectadas en aquellos problemas que más les atañen… porque previamente ha habido un elevado nivel de concienciación y discusión (incluso desde el analfabetismo) contra esas injusticias.

Hoy en día el control mediático de las empresas que crean opinión pública y realidades virtuales tales como los “derechos de ciudadanía”, etc son equiparables al peso de la iglesia católica en la edad media… solo que en aquella época, de vez en cuando habían revueltas campesinas… y hoy en día (al menos en la europa actual) solo vemos crecer a las opciones de derechas.

¿Qué podemos hacer con tanto negocio guarro?

Tal vez no seamos capaces de impedir el auge de la derecha, pero sí somos capaces de evitar que nos arrastren, y deberíamos recordar que también somos capaces de argumentar mejor nuestras opiniones en el día a día, en los medios de comunicación alternativos, es decir, evitar caer exclusivamente en la propaganda y favorecer más la comunicación social, evitar el lenguaje individualista derrotista… y reflejar más aquellas iniciativas que aun no compartiéndolas al 100 % (ni falta que hace), tienen poco eco y por ello parecen menos útiles.

Las mejores políticas de transformación social, no surgen de los parlamentos, ni de los caramelos envenenados afines, sino del trabajo que hacemos día a día.

Si quieres puedes dejar un comentario.

Anuncios
comentarios
  1. informatiumaritim dice:

    Las etiquetas no definen nada. Lo que nos define es lo que hacemos y si tenemos intención de mejorar, es decir, de buscar (aunque no lo consigamos) la máxima coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, pero sin sentar cátedra ni dogmas. sino evolucionando.
    Ahora bien, ¿cómo evitar que las contradicciones de las que nunca nos libramos, sean tan sumamente grandes, que acaben generando desilusión… en el día a día?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s