Sobre matriarcados, feminismos …

Publicado: 17 septiembre 2012 en General
Etiquetas:,

Con frecuencia nos preguntamos ¿por qué no han podido extenderse en el tiempo y geograficamente los intentos de cambiar la sociedad hacia relaciones de igualdad? (desde la primera huelga durante la construcción de pirámides… hasta el famosísimo mundialmente “spanish revolution”), lo máximo que se ha podido mantener es por la eliminación de algún cerdo, como el dictador por herencia de Nicaragua:  Anastasio Somoza en 1979, pero luego no han podido evitar que otros aprendices de trepas como el presidente Daniel Ortega, se hayan acomodado en las mismas injusticias, sin ir al origen del meollo. Ha penalizado el aborto, ha firmado un tratado de libre comercio con la unión europeda, mantiene buenas relaciones con EE.UU. y con el Vaticano, ha cambiado la constitución para poder ser reelecto indefinidamente y no será juzgado por haber abusado sexualmente de su propia hija porque mantiene la impunidad parlamentaria…

Sin lugar a dudas, nuestro problema no es biológico, sino cultural.

Por ejemplo, en las sociedades matriarcales que todavía existen, podemos observar como a pesar de las influencias de la civilización patriarcal, se mantienen en sus orígenes. Con un profundo respeto a la vida en común y en armonía con el medio ambiente del que forman parte sin considerarse por encima, ni por debajo.

Aunque existe propiedad privada, religiones e incluso dinero… no tienen la creencia de que sea “necesario” dominar a nadie para ser felices, ni por tanto aceptan la sumisión como conducta ante la vida.

Desde el pueblo Mosuo (en el tibet ocupado por China), pasando por el pueblo Makhuwa en Mozanbique, o en las islas Bijagó en Guinea Bisau, o el pueblo Zapoteca en el sur de México, o en algunas islas de la Polinesia, o el pueblo Minankabau en Sumatra son solo algunos ejemplos poco conocidos de sociedades donde no está bien visto poseer nada, ni a nadie, de forma exclusiva, ni acumular nada. Donde las relaciones personales y con el medio ambiente son de un respeto mutuo, que buscan a cualquier edad.

Cada vez quedan menos sociedades matriarcales, o matriliniales, o matrifocales, o como se quieran definir. Pero las sociedades que aun existen, son una demostración clara y evidente de que allí sí llegaron al origen del meollo. Hacer de la solidaridad y el apoyo mutuo, una forma de vida. Una organización social, donde nadie le obliga a nadie a hacer nada, donde la base es la libertad sin peros… y por lo tanto no hace falta el castigo, ni el sentimiento de culpa… solo las ganas de aprender a cualquier edad. Donde los conflictos se solucionan o se reducen, mediante el dialogo constante… descartan la violencia porque no aporta nada, de hecho ni la conciben.

Es frecuente en estos pueblos que no tengan legado escrito, y sin embargo no lo necesitan. Ni siquiera tienen palabras en sus idiomas para definir conceptos que aquí definimos diariamente como por ejemplo: violación sexual, guerra, paternidad, esposo o marido…

Aprendieron a vivir compartiendolo todo (sentimientos y cosas), en lugar de compitiendo. Y así de generación en generación.

Tampoco son sociedades perfectas, claro. Porque la perfección no existe. Ni dudo lo imposible que sería trasladar esas formas de convivencia tan sencillas y naturales, a nuestras ciudades tecnologicamente tan desarrolladas, porque entre otras razones nuestro modo de vida urbano es muy poco respetuoso con la vida, pero al menos, reconozcamos que tenemos mucho que aprender de sus vidas.

Mucho…

Anuncios
comentarios
  1. informatiumaritim dice:

    ¿Quién no recuerda el documental de Miches Moore “Bowlin for Columbine”? Su teoria sobre la violencia en la sociedad en relación con el miedo a la libertad…
    Sin embargo en lo que no profundiza mucho este periodista que viaja en avión privado, es sobre como TRANS+FORMAR+NOS:
    Transformarnos en el sentido de desligitimar las relaciones sociales basadas en la dominación/sumisión… porque canviar para que todo siga igual, cansa a cualquiera ¿no?

  2. informatiumaritim dice:

    TRANS + FORMAR + NOS
    ¿Cómo desligitimar las relaciones sociales basadas en la dominación/sumisión?
    Tal vez algún día desaparezca el sistema capitalista (no será hoy), como lo hizo el sistema feudal, o la esclavitud (aunque no en todo el mundo)… sin embargo el sistema de dominación patriarcal es mucho más viejo y sólido de lo que parece a pesar de sus metamorfosis, pues salvo desde las corrientes feministas, no se cuestiona habitualmente.
    Por supuesto las corrientes feministas, coinciden con los movimientos anti-racistas, anti-autoritarios, anti-imperialistas, por la abolición de clases sociales, etc. Sin embargo, también reproducimos esos comportamientos entre nosotras a pesar de que nos etiquetan como “antisistemas”.
    Tal vez sea porque solemos especializarnos en lugar de ver el cuadro completo, es decir, que la gran mayoría de personas no somos capaces siempre de reconocer cuando estamos reproduciendo este sistema a diario.
    Las derechas no quiere intentarlo… las izquierdas dicen intentarlo, pero cuando gobiernan, acaban reproduciendo los mismos comportamientos que en la derecha aunque utilicen otro vocabulario… desde las corrientes anti-autoritarias lo intentamos mucho más, pero salvo comportamientos excepcionales, no conseguimos grandes transformaciones ni en la sociedad, ni a nivel personal, que se mantengan a lo largo del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s